Buscar

Jóvenes Embajadores de Segovia

Tercera embajada: Oranjestad (Aruba)

¿Quieres ser nuestro próximo Joven Embajador?

Si el próximo curso vas a llevar a cabo parte de tus estudios en el extranjero, ¡estás de enhorabuena porque puedes optar a ser el próximo Joven Embajador de Segovia!

Tan sólo tienes que mandarnos un correo electrónico con tu currículum y una carta de presentación/motivación en español e inglés (si en tu destino vas a utilizar otro idioma y lo dominas, también puedes enviar el documento en ese idioma) indicando porqué deberías ser tú el próximo embajador, que significa para ti Segovia, que podrías aportar al proyecto… a la dirección marketing@turismodesegovia.com antes del lunes 12 de junio (si tienes preguntas o necesitas ponerte en contacto con nosotros para aclarar algo, utiliza esa misma dirección de correo). Recuerda incluir en tu correo cual será tu destino el curso que viene y durante cuanto tiempo estarás allí.

¡No lo dudes más y aprovecha esta oportunidad!

 

Anuncios

Varsovia, Patrimonio de la Humanidad

Si algo bueno tiene un Erasmus es que viajas y conoces otras culturas. O eso intentas, aunque los exámenes y las clases no te lo faciliten demasiado. Y qué mejor manera de viajar que jugando a la Oca. Bueno… ya sabéis, “De Oca a Oca y tiro por que me toca.” Pues esta vez, de “Segovia, Patrimonio de la Humanidad a Varsovia, Patrimonio de la Humanidad.” El nuevo juego de la UNESCO.

El centro histórico Varsovia fue totalmente destruido en 1944 por el ejército Nazi Alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Tras la guerra, los propios varsovianos reconstruyeron todo el centro histórico en tan solo 5 años gracias a las pinturas y a los restos de algunas casas. Por lo que actualmente podemos ver una obra arquitectónica muy impactante, ya que fue derruido como consecuencia de una Guerra Mundial, pero reconstruido hace pocos años siguiendo la estética que existía antes de la guerra. Por su historia y su belleza, la UNESCO nombró Varsovia como Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1980.

Varsovia es una ciudad muy amplia y está muy bien cuidada. Los polacos tienen un gran sentimiento de pertenencia y orgullo por su país, ya que sufrieron juntos una invasión y se volvieron a poner en pie todos unidos y orgullosos de su bandera, la que aparece en la foto. Esta foto está tomada en el Palacio de la Cultura y de la Ciencia, que en su día fue el Palacio de Stalin.

_MG_7300

El nivel económico es más bajo que en Francia o en España, y la moneda nacional es el Zloty polaco. Si algún día os apetece como a mi jugar a esta “Oca” y recorrer el mundo de “Ciudad de Patrimonio Mundial de la Unesco en Ciudad de Patrimonio Mundial de la Unesco, y viajo porque me encanta”, os recomiendo que no cambiéis dinero en los bancos españoles, ya que cobran bastante comisión. Lo mejor es que busquéis allí mismo un Kantor para hacer el cambio y que al principio paguéis con tarjeta de crédito. Ni se os ocurra hacer el cambio en los aeropuertos, ya que encontraréis el peor cambio de todo el país. Al ser la vida más barata y al gustarme casi todo de comer, decidí probar la gastronomía polaca. Cada día, veía un menú que rondaba los 20 zlotys, lo que equivale a menos de 5€, me pedía el menú sin saber lo que ponía ni lo que me iba a tocar comer, ya que no tengo ni idea de polaco (aunque ya controlo las palabras clave como “Hola”, “Gracias”, y “Dos cervezas, por favor.”) Cada día era una sorpresa, y tengo que admitir que todas las sopas que entraban como primer plato del menú eran maravillosas. Sopas muy consistentes con pan, bacon o pepinillos, acompañadas de un segundo plato de carne o pescado.

Tras pasar unos días en Varsovia, cogimos un avión para conocer el mar Báltico, nos fuimos a Gdansk, llamado “la perla del báltico”, una ciudad con un centro histórico pequeño pero precioso. Adjunto una imagen con la ría que entraba y las casitas típicas.

_MG_7656

He visitado bastantes ciudades europeas a lo largo de mi vida, y creo que esta entraría en el Top 10. Tiene un encanto muy especial con los barcos que entran, las casas de colores y la venta de ámbar en cada esquina. Como aunque sea Castellana de nacimiento, necesito mar en mi vida y hacía mucho que no lo veía, me escapé a una ciudad cercana para ver el Mar Báltico y no conformarme solo con una ría.

¡Llegamos a Sopot!

17757156_1651682934846670_6512435997893216838_n

Sopot era conocida como ciudad Balneario, ya que a principios del S.XX se concentraban muchos balnearios de lujo en primera línea de playa. En 1927 se construyó el muelle de madera más largo del mundo, el que veis en la foto de arriba, de más de 500m.

Si os ha gustado esta aventura, podéis jugar conmigo a la Oca e ir a visitar las Ciudades de Patrimonio de la Unesco. Os aseguro que no os arrepentiréis, aunque ya sabéis que tengo una predilecta y que la llevo conmigo a cualquier parte del mundo, y aunque esta vez me haya llevado un segoviano de compañero de viaje, no puedo dejar de pensar en Segovia esté donde esté.

Así que dadme la mano y vamos a darle la vuelta al mundo.

Nos vemos pronto, sed buenos. Un abrazo así de grande:

Karen

_MG_7710

I Encuentro Jóvenes Embajadores en Aranjuez

Nuestra primera embajadora, Mónica Fraile, participó en el I Encuentro Jóvenes Embajadores que tuvo lugar en Aranjuez los días 22 y 24 de marzo.

Podéis ver toda la información en la web oficial del evento.

También os dejamos aquí, la entrevista que le hicieron desde Variación XXI con motivo de su participación en dicho evento.

 

Colorea el Acueducto Romano

¿Qué hay más bonito que enseñar y compartir tu visión del mundo con niños de 5 y 6 años?

Esta vez, en una de mis acciones como embajadora, he tenido la suerte de poder presentar España y Segovia en un colegio de Mazé, un pueblo al lado de Angers. Para ellos todo es nuevo y se les nota en la mirada la ilusión y las ganas de aprender y descubrir cosas distintas. Tuve la suerte de poder estar toda una mañana rodeada de niños de 5 y 6 años, no todos a la vez, menos mal, en grupos de 17 niños más o menos. El objetivo de ese encuentro era presentarles España y las diferecias culturales entre los dos países, España y Francia. Como era por la mañana, decidí prepararles un desayuno típico: tostadas con tomate rallado y aceitico. Para muchos, era la primera vez que desayunaban algo salado, suelen desayunar leche con cereales y “brioche” con Nutella, una especia de panecillo de leche.


Al estar aprendiendo a leer y a escribir, la primera diferencia que les enseñé fue la letra “Ñ”, ya que en Francia no existe pero utilizan las letras “gn” para escribir el mismo sonido, por ejemplo España en francés se escribe “Espagne”.

Les hice pronunciar sonidos que en su lengua materna no existen, y por eso tienen mayor dificultad a la hora de probunciarlos, como la “R” de Ratón o la “J” de Jamón. Les canté alguna canción en español para que así escuchasen cómo suena el español, ya que muy pocos lo habían escuchado.

Para terminar, les enseñé de dónde venía, Valladolid, y que justo debajo estaba la cuidad donde estudio que me tiene enamorada, Segovia. Les hablé del acueducto, y hasta la profesora se quedó impactada al ver que algo tan antiguo se mantenía así de bien sin una sola gota de cemento. ¿Y qué mejor manera de hacer que los niños de esa edad se interesasen que haciéndoles dibujar? Les distribuí a cada uno diferentes dibujos de Segovia, y se peleaban entre ellos por pintar a los romanos.


Al final de la clase pude ver cómo iban corriendo hacia sus padres para enseñarles el dibujo de Segovia que habían coloreado en clase, dando a entender que les había cautivado aprender sobre España o Segovia, y esa sensación la repetiría mil y una veces, por el mismo motivo por el que a mi me sigue cautivando Segovia y ser su embajadora en Angers.
Nos vemos muy pronto,

Sed buenos,

Karen

Hasta siempre Foggia

No me gustan las despedidas.

Después de casi 6 meses compartiendo lugares y momentos increíbles  ha llegado el momento de decir adiós. Durante estos meses he podido descubrir lugares maravillosos, personas inolvidables y sobretodo, he podido vivir una de las experiencias que me han formado como persona.

Se habla mucho sobre la “vida Erasmus”, pero por más que te cuenten hasta que no lo vives en primera persona no sabes lo que puede significar para ti, a pesar de haber sido únicamente unos meses. Al irte de tu país, sin apenas conocer a nadie, se aprende a valorar aspectos de la vida que uno desconocía hasta el momento.

Italia se ha convertido en mi segundo hogar, en parte debido a mi fácil adaptación con las similitudes que comparte con España. Somos muchos los universitarios que disfrutan de la beca Erasmus en este país, y los que están pensando elegir este destino.

Italia es el tercer país más visitado de la Unión Europea, (le gana España en segunda posición): Roma, Venecia, Florencia, Milán y  Nápoles, entre otras,  son ciudades muy turísticas.

Las conexiones con nuestro país son muy buenas, ya que existen numerosos rutas aéreas que unen ciudades española e italianas. En apenas dos horas puedes estar en Italia y una vez allí, es muy fácil moverte de ciudad en ciudad gracias a su amplia red ferroviaria o incluso en autobús.

La gastronomía, tan conocida por los europeos, es excelente. Pizzas, pastas y helados son comidas cotidianas en este país.

Mucho he hablado en este blog sobre este país que me ha conquistado, pero quizás lo he hecho menos sobre Foggia (mi ciudad destino).

A diferencia de otras ciudades italianas, Foggia es una tranquila. No destaca el turismo en la ciudad, a pesar de disponer de paisajes y monumentos emblemáticos que hacen de la ciudad un lugar muy particular: la Piazza Cavour (mencionada en uno de mis anteriores post), la catedral, los diferentes teatros…

Como ya he mencionado, existe muy buena comunicación con otras ciudades que tienen aeropuerto, por lo que es muy sencillo viajar a otros destinos desde allí.

Está rodeada de lugares que merecen la pena ser visitados, como Bari, Trani, Alberobello, Lecce, Nápoles, Otranto…

El idioma es bastante fácil de aprender, ya que se asemeja mucho al español, por lo que si te relacionas con gente de allí, se adquieren rápido nociones básicas. Sin embargo, a veces da la impresión de estar en un ambiente español, pues son muchos los españoles que solicitamos esta ciudad destino.

Ahora ha llegado el momento de regresar a la ciudad que me ha visto crecer: Segovia. Una vez difundida su belleza, toca volver para volver a disfrutar de ella.

Grazie per tutti.

20170202_071723

Presentando Segovia en el Ayuntamiento de Angers

El pasado lunes tuve la suerte de presentar Segovia y el proyecto Jóvenes Embajadores del Patrimonio Mundial en el Ayuntamiento de Angers.

Me recibieron Ganaëlle GUITER y Bruno GOURDON, responsables del departamento de Relaciones Internacionales de la ciudad. Les pareció un proyecto muy interesante, habían escuchado hablar de Segovia, pero no imaginaban que hubiese tanta belleza en una sola cuidad y que estuviese tan cerca de Madrid. Lo que más les llamó la atención fue la grandeza del Acueducto y de la catedral. Y para qué engañarnos, también les gustó el tema de tapas gratis…

Me comentaron que había otros jóvenes embajadores de otros países en la ciudad de Angers y que un día tratarían de reunirnos para conocernos y hacer alguna acción juntos. ¡Ojalá podamos llevarlo a cabo! De momento les ha gustado mucho la filosofía del proyecto y lo han compartido en su página web y en sus redes sociales redireccionando al blog de Jóvenes Embajadores de Segovia.

Adjunto el link a la página web del ayuntamiento:

http://www.angers.fr/la-mairie/la-mairie-nous-contacter/relations-internationales/actualites/index.html

“Una joven embajadora de la Unesco en Angers. Encontrad las intervenciones de Karen Sánchez en su blog (en español). Estudiante española en movilidad con la UCO, ha sido elegida por la Organización de Ciudades de Patrimonio Mundial para presentar su ciudad Segovia (al norte de Madrid) a los angevinos.”

Poco a poco vamos conquistando los corazones de todo el mundo. De momento no he encontrado a nadie que en las acciones de presentación de la ciudad se haya quedado indiferente ante tanta historia y belleza.

Nos vemos en el próximo post, sed buenos.

Karen.

Jóvenes franceses soñando con conocer Segovia

Este lunes he tenido la suerte de poder presentar Segovia a estudiantes de español nivel C1 de mi universidad, l’ Université Catholique de l’Ouest (Uco para los amigos).

Son chicos de segundo de carrera, por lo que se encuentran en el ecuador de sus estudios ya que aquí la carrera es de 3 años y el máster de 2 años. Lo bonito era que se juntaban de diferentes grados para aprender español, ya que estudiaban especialidades diferentes.

Empecé hablando sobre el proyecto de “Jóvenes embajadores de Patrimonio Mundial” y de la OCPM, se les veía muy interesados en el proyecto, además al presentarlo yo, compañera de universidad, lo hacía mucho más cercano. Seguí hablando de Segovia, de su rico patrimonio, del impresionante Acueducto, de los festivales y la activa vida cultural de la ciudad, de sus paseos verdes a tan solo unos pasos del centro histórico que te llenan de paz…y de mi experiencia, de cómo me había ido enamorando poco a poco de esta pequeña ciudad hasta tenerme hoy en día conquistada del todo. Vimos un vídeo realizado por Turismo de Segovia (ya que una imagen vale más que mil palabras) y estaban impacientes por saber por qué se rompía el plato al partir el cochinillo. ¡Les pareció muy curioso!

Ha sido una experiencia muy enriquecedora. Nunca antes había percibido tanto interés en las miradas de todos los alumnos, y ya me dijeron mis padres, ambos profesores, que eso era muy difícil.

Al final de la presentación, una estudiante me preguntó cómo llegar a Segovia. Aunque no os lo creáis. en menos de 3 horas podría estar contemplando el Acueducto viniendo en avión desde Nantes y, después, cogiendo el Ave hasta nuestra ciudad.

Quiero agradecer a la profesora Mme. Carré por dejarme compartir este proyecto con unos alumnos tan aplicados.

Nos vemos pronto, puede que os haga viajar un poco en el próximo post.

Sed buenos,

Karen

El alma de las ciudades 

Después de unas largas semanas de estudio, he vuelto a descubrir lugares maravillosos. En este caso ha tocado poner rumbo al norte de Italia, más concretamente a Venecia, conocida como “la ciudad de los canales”. Y es que, sus canales y puentes (muy diferentes al “puente del diablo” de mi querida Segovia) crean una atmósfera tan peculiar que creo que su imagen se quedará grabada para siempre en mi memoria.

El canal más importante, el que todo turista conoce, es el Gran Canal. En él puedes tomar una góndola que te permitirá disfrutar aun más de la magia de la ciudad.

Además de sus canales, Venecia tiene una de las plazas más visitadas de Italia, la plaza de San Marcos donde se encuentran los edificios más emblemáticos de la ciudad: la Basílica de San Marcos y el Palacio Ducal.

Aunque mucho se habla de toda esta riqueza monumental y paisajística, pocos conocen el proceso de “musealización” que sufre la ciudad. Venecia es una de las ciudades más conocidas del mundo, pero la actividad turística ha provocado una crisis de población de gran importancia, pasando de 120.000 habitantes hace 40 años a menos de 60.000 a día de hoy.

Aunque Venecia y Segovia sean dos ciudades muy turísticas con un número de habitantes parecido, el conocido como Sindrome de Venecia está lejos de ser una realidad en nuestra ciudad. El casco histórico de Segovia, conocido también por su encanto, patrimonio e historia, se mantiene auténtico y vivo. Muchos edificios están restaurados, son de uso residencial y sus habitantes disponen de una amplia variedad de tiendas de alimentación, moda, complementos, salud, higiene… en convivencia con los comercios turísticos donde se venden souvenirs.

mercado-ecologico_noche-de-luna-llena-2011_-javier-segovia

Un buen ejemplo de esa sostenibilidad y equilibrio entre lo turístico y lo ciudadano es el mercado al aire libre que cada jueves se instala en la Plaza Mayor, donde segovianos y visitantes compran fruta y verdura fresca, dulces, ropa, y otros muchos productos.

 

Creo que es importante que las ciudades sigan vivas y, aunque evolucionen, conserven su alma. Probablemente una de las medidas más importantes para alcanzar este objetivo en Segovia fuera la prohibición del paso en coche bajo el Acueducto (de la que se cumplen 25 años) y la peatonalización de buena parte del casco histórico, aunque, curiosamente esa sea precisamente otra característica en común con Venecia, donde la gente se mueve con “vaporettos”, barcas o góndolas en sus canales (es muy curioso ver como hasta los repartidores distribuye los paquetes cada mañana con las barcas).

¿Como sería Segovia si no se hubiesen tomado estas medidas? ¿Alguien se lo imagina?

Arrivederci.

¡Volvemos, y esta vez con más fuerza!

“It’s a new dawn, it’s a new day, it’s a new life for me… and I’m feeling good.” Nina Simone

Empezamos un nuevo año, y con ello una nueva etapa y nuevos propósitos. Uno de mis propósitos de año nuevo fue volver a Segovia antes de venir a Francia, y propósito cumplido. Necesitaba recargar energía impregnándome de su cultura, su gastronomía, sus sus callejones y su gente. Antes de marcharme, ya quería volver. No podía imaginar volver a alejarme de todo lo que me ha hecho evolucionar tanto profesional como personalmente estos últimos años… y sigo sin poder imaginarlo aunque ya esté lejos. Al llegar con el coche y ver la Catedral a lo lejos volví a recordar todo lo que me han hecho sentir esas calles.

Hace un año hice una elección, aunque algunos días me pregunto por qué lo hice, con lo bien que estaba en Segovia, y aunque esté bien aquí, no puedo evitar que se me salte la lagrimilla escribiendo este post recordando todo lo que he vivido.

Pero para eso estoy aquí, para compartir con el mundo entero lo mágica que es Segovia. Empieza una nueva etapa en la que contactaremos con más instituciones y más escuelas para que llegue al mayor número de personas posibles, ya que si hay algo que te emociona así, ¿por qué no compartirlo para transmitírselo a los demás?

Os escribo este post desde un rinconcito de mi habitación en el que me refugio de la vida real. Dicen que el hogar está donde esté tu corazón, y bueno… supongo que ya habréis adivinado dónde está el mío.

Sed buenos, pronto volveré a conquistar las calles de Segovia.

Un abrazo,

Karen.

841116_960435973971373_2183862878037664405_o

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑