¿Qué hay más bonito que enseñar y compartir tu visión del mundo con niños de 5 y 6 años?

Esta vez, en una de mis acciones como embajadora, he tenido la suerte de poder presentar España y Segovia en un colegio de Mazé, un pueblo al lado de Angers. Para ellos todo es nuevo y se les nota en la mirada la ilusión y las ganas de aprender y descubrir cosas distintas. Tuve la suerte de poder estar toda una mañana rodeada de niños de 5 y 6 años, no todos a la vez, menos mal, en grupos de 17 niños más o menos. El objetivo de ese encuentro era presentarles España y las diferecias culturales entre los dos países, España y Francia. Como era por la mañana, decidí prepararles un desayuno típico: tostadas con tomate rallado y aceitico. Para muchos, era la primera vez que desayunaban algo salado, suelen desayunar leche con cereales y “brioche” con Nutella, una especia de panecillo de leche.


Al estar aprendiendo a leer y a escribir, la primera diferencia que les enseñé fue la letra “Ñ”, ya que en Francia no existe pero utilizan las letras “gn” para escribir el mismo sonido, por ejemplo España en francés se escribe “Espagne”.

Les hice pronunciar sonidos que en su lengua materna no existen, y por eso tienen mayor dificultad a la hora de probunciarlos, como la “R” de Ratón o la “J” de Jamón. Les canté alguna canción en español para que así escuchasen cómo suena el español, ya que muy pocos lo habían escuchado.

Para terminar, les enseñé de dónde venía, Valladolid, y que justo debajo estaba la cuidad donde estudio que me tiene enamorada, Segovia. Les hablé del acueducto, y hasta la profesora se quedó impactada al ver que algo tan antiguo se mantenía así de bien sin una sola gota de cemento. ¿Y qué mejor manera de hacer que los niños de esa edad se interesasen que haciéndoles dibujar? Les distribuí a cada uno diferentes dibujos de Segovia, y se peleaban entre ellos por pintar a los romanos.


Al final de la clase pude ver cómo iban corriendo hacia sus padres para enseñarles el dibujo de Segovia que habían coloreado en clase, dando a entender que les había cautivado aprender sobre España o Segovia, y esa sensación la repetiría mil y una veces, por el mismo motivo por el que a mi me sigue cautivando Segovia y ser su embajadora en Angers.
Nos vemos muy pronto,

Sed buenos,

Karen

Anuncios